Declaración de Mundo sin Guerras

1 comentarios

Frente a la crisis en el Cáucaso Sur, Mundo sin Guerras hace un llamamiento a la opinión pública mundial para que se tome una posición firme. Es el momento de que las poblaciones en su conjunto luchen por su supervivencia como género humano.
Es hora de acabar con los arsenales nucleares que mantienen permanentemente en peligro el futuro de todos. Los ejércitos destacados en territorios ajenos, deben replegarse para cesar de producir efectos urticantes y acumuladores de tensión.  Un nuevo orden internacional debe ser construido tomando como base los consensos y no las coacciones.
Es tiempo ya de que los pueblos hagan oír su voz, buscando su derecho a tener un futuro. Para que las nuevas generaciones puedan tener un mundo y para que ese mundo sea mejor que el actual, las voces de todos deben unirse. Si la amenaza es global, deberá empezar a haber respuestas globales también.
Los pueblos deberán hacerse oír por sus gobiernos, pero también se plantea ya la necesidad de formas de acción y expresión internacionales en la búsqueda de la paz. Es el momento de acciones coordinadas entre los países, para hacer frente a la gran amenaza común.
Es tiempo de tomar iniciativas para cooperar en la formación de un mundo nuevo. Ha llegado el momento de lanzar una Marcha Mundial por la Paz y la No-violencia.
Por supuesto que la máxima prioridad es la retirada de todo ejército invasor y el envío de ayuda para paliar en lo posible el desastre humano que han producido las incalificables intervenciones armadas contra la población civil en toda la zona afectada.
Un acuerdo entre los estados beligerantes y las autoridades locales que estaban funcionando, debería abrir un período de reasentamiento de la población y de reconstrucción de la convivencia. Una fuerza internacional de paz, procedente de países fehacientemente neutrales, debería mantener un corredor de seguridad hasta que la dinámica de los acontecimientos hiciera posible una fluida interacción con los territorios vecinos.
Sólo con Posterioridad a ese período  de reconstrucción de la sociedad civil y las relaciones vecinales,  será posible una definición de soberanía o de integración territorial en alguna de las opciones que el ordenamiento internacional permite.
Mundo sin guerras

Análisis de la Crisis en el Cáucaso Sur

0 comentarios

La actual situación de confrontación bélica en Georgia y Osetia del Sur, vuelve a traer a la actualidad un conflicto en el cual se barajan aspiraciones independentistas.
Esta vez, se invierten los papeles y aquellos que legitimaban la independencia de Kosovo, ahora son partidarios de que Georgia resuelva sus conflictos internos, mientras los que entonces eran partidarios de la integración, ahora se ubican en la posición contraria. Este tipo de alternancias en la interpretación de la legitimidad internacional, según los intereses subyacentes, comienza a ser
demasiado habitual para que los argumentos de unos y otros sean creíbles.
Una vez más, la convivencia de los pueblos se ha visto alterada y rota por los intereses de las grandes potencias y los poderes económicos. La organización de los países mediante la estructura política de los Estados Nacionales, heredada del Siglo XX, se manifiesta nuevamente insuficiente e inadecuada para dar cabida a las variadas situaciones internas de las poblaciones.
Lejos de adecuarse a las necesidades de los pueblos, estas estructuras se manifiestan como instrumentos al servicio de los poderes transnacionales, para dividir y enfrentar poblaciones, en función de intereses que les son ajenos. Un mundo nuevo se está gestando, donde a las herencias históricas sin resolver se le suman los cambios, fruto de la movilidad demográfica y las nuevas aspiraciones identitarias en construcción todavía.
Todo el llamado orden internacional pierde credibilidad, cuando la formación y reconocimiento de nuevos estados independientes se establece de acuerdo a pulsos de poder entre facciones de superpotencias y alianzas estratégicas por el control de los recursos. Así se ha demostrado recientemente en el Cáucaso, en los Balcanes y en los intentos secesionistas de Latinoamérica, donde el juego entre fuerzas económicas y militares ha establecido o ha intentado establecer la legitimidad de nuevos Estados, por encima de los sentimientos de pertenencia o de identidad cultural de pueblos y etnias.
La crispación se impone por encima de los deseos de convivencia pacíficos y las oportunidades de construcción consensuada son derribadas por aquellos que aspiran al máximo control geoestratégico y que amenazan con llevar nuestro mundo a la catástrofe.
En el caso de Osetia del Sur, es un derecho de la población y es una responsabilidad de la comunidad internacional, que se les permita y se les facilite la oportunidad de construir su propia entidad nacional en acuerdo entre etnias de trayectoria confluyente y cuyo recorrido histórico en conjunto se estaba desarrollando por los cauces de la inter-relación y el consenso.
En cuanto a la dinámica de las grandes potencias, USA y Rusia han demostrado otra vez su desprecio por la legalidad y las reglas del juego internacionales, cuando se trata de asegurar sus intereses estratégicos en cuanto a control militar, acceso a los recursos energéticos y defensa de los intereses económicos de los grupos transnacionales que actúan detrás de los Estados.
En esta ocasión, es Rusia la que ha transgredido claramente los límites formales de las fronteras establecidas entre estados soberanos reconocidos. No ha hecho sino responder a la provocación de USA y la OTAN, que estaban detrás de la última ofensiva georgiana. La Unión Europea ha presentado un plan de paz aceptable para Moscú y que diera una salida al conflicto.
La presión de Washington no ha hecho avanzar más allá a la UE, demasiado cercana a Rusia geográficamente para aceptar involucrarse en una nueva escalada de plano de la confrontación bélica
 y demasiado dependiente energéticamente para llevar las tensiones diplomáticas a una situación insostenible.
El área geográfica sobre la que se está disputando, con todo y ser tan apetecible para los intereses yanquis por su gran valor estratégico y económico, es demasiado sensible como para que Europa no se mueva con pies de plomo.
Probablemente, por esta vez, no se vaya más allá en la implicación directa de las potencias que tienen suficiente capacidad para destruir varias veces nuestro planeta. Pero su irresponsabilidad queda nuevamente manifiesta, cuando no dejan de incrementar poco a poco los niveles de tensión acumulada en diferentes zonas del mundo. La búsqueda de la hegemonía y el control de los recursos, así como el beneficio inmediato de las transnacionales que animan sus movimientos y en función de sus intereses, no plantean en última instancia más que dos opciones: el control total de los recursos del mundo por una facción, o el desastre total que puede desencadenarse en alguno de los pulsos de poder parciales que se producen.
No es casualidad que pocos días antes Polonia haya aceptado alojar una base antibalística americana, hecho nuevamente denunciado por Rusia y que tampoco es independiente de las maniobras yanquis para instalar sus radares en la República Checa, la invitación a Ucrania para integrarse en la OTAN o los proyectos de bases norteamericanas en el Báltico.
No es de extrañar que militares rusos se declaren partidarios de utilizar armas nucleares contra sus antiguos aliados, o se filtren a la prensa proyectos de dotar con armamento atómico submarinos en el Báltico. USA y la OTAN están estrechando el cerco sobre su antiguo rival soviético y aproximándose al nuevo competidor chino.
Podría ser conveniente para los intereses americanos que hubiera una conflagración, nuclear o no, limitada a territorio europeo, con lo cual se barrían varios competidores a su hegemonía económica, hoy en entredicho. Por ello es fácil constatar que están elevando los niveles de tensión y llevando al límite las provocaciones que puedan producir detonaciones en zonas relativamente alejadas.
Ya no solamente son ilegítimas estas maniobras en que se están utilizando a otros pueblos y estados como agentes intermedios, expuestos directamente una destrucción más o menos parcial. Se trata de que la carga de tensiones repartidas por el globo aumenta de año en año y el riesgo que corren las poblaciones también. Toda la especie está en riesgo creciente de desastre, porque en cualquier momento puede haber una escalada fuera de control o un agente intermedio que fuerce más allá de un posible punto de retorno.
El único elemento disuasorio para hacer frente a este avance de las superpotencias es la integración de los pueblos y las naciones en regiones cohesionadas cuyo potencial sea comparable. Europa debería reaccionar de forma consciente, en lugar de abandonarse en el seno de la OTAN, como secuaz y posible carne de cañón de las iniciativas de USA y construir una verdadera Unión Europea capaz de plantarles cara militar y económicamente. Las divisiones internas y los planteamientos nacionalistas mezquinos deben ser superados, como se debe pasar por encima del anacrónico concepto del Estado nacional que impide la construcción de nuevas superestructuras más flexibles.
Los continentes de África y América del Sur deberían a su vez acelerar sus procesos de unificación para recuperar la ventaja histórica que hoy tienen perdida frente a los norteamericanos. Un mundo multipolar y equilibrado sería un buen punto de partida para una construcción común basada en el mutuo respeto y no en el abuso sistemático.
Carles Martín Vilanova

Antecedentes de la crisis en el Caucaso Sur

0 comentarios

Durante siglos, la población de Osetia del Sur ha convivido pacíficamente, salvo breves períodos de inestabilidad, producidos por tensiones externas.
Así fue entre 1918 y 1920. Entonces, las confrontaciones entre bolcheviques rusos y mencheviques georgianos condujeron a diversas revueltas, que finalizaron en 1922, tras el triunfo de los primeros y la formación de la URSS. Stalin decretó el establecimiento de la Región Autónoma de Osetia del Sur, con capital en la ciudad de Tsjinvali, entonces de mayoría étnica georgiana, dentro de la República Socialista Soviética de Georgia.
La relación entre la etnia de origen oseto-ruso y la georgiana 66% y 30% de la población respectivamente, con abundante interacción y mezclas, fue mucho mejor que en otras regiones caucasianas, donde la diversidad cultural y religiosa produjo repetidas fricciones a lo largo del siglo XX. El tablero de ajedrez de poblaciones con predominio de unos y otros funcionó como marco de una convivencia sin problemas por décadas.
Entre 1989 y 1991, el nacionalismo georgiano, tendente a una emancipación respecto de la URSS, es contestado por un antagónico nacionalismo oseto pro-soviético. Hay entonces una escalada de incidentes que condujeron a la presencia de supuestas fuerzas de paz rusas en el territorio, que luego resultaron crecientemente implicadas, cuando el conflicto subió de grado durante 1991 y 1992, tras la formalización como estado independiente de la República de Georgia y el primer referéndum independentista en Osetia. Finalmente, ante la creciente presión de Rusia sobre Georgia, se firmó un cese de hostilidades que habría de ser supervisado por una fuerza de paz conjunta integrada por osetos, rusos y georgianos y con una misión permanente de la OSCE.
En 1996, bajo los auspicios del entonces presidente de Georgia, Edvard Shevarnadze, se produjo el mayor avance pacificador, con la firma de un memorándum de medidas para la seguridad y la confianza mutuas entre ambos gobiernos, central y autónomo. Esto fue seguido de reasentamientos de refugiados en la zona y otras formas de cooperación entre ambas etnias para la reconstrucción de las infraestructuras. Un clima de distensión favoreció la tímida recuperación económica y la reactivación de la sociedad civil por varios años más.

SITUACION RECIENTE Y ACTUAL
Tras la Revolución Rosa de 2003, financiada por el multimillonario estadounidense George Soros y apoyada políticamente por Washington, llegó al poder en Georgia el pro-occidental Mijeíl Saakashvili, abogado formado en USA y claramente direccionado hacia la integración de Georgia en la OTAN. Este gobierno, comprometido con la llamada Guerra al terrorismo envió su ejército a Irak, hasta el punto de ser el tercer país extranjero en presencia militar, para recibir en contrapartida abundante material bélico de alta tecnología, junto con asesores militares de Israel y USA.
Por la parte oseta, durante la presencia de las fuerzas de paz rusas, se procedió a la formación de un ejército regular propio y se celebraron elecciones presidenciales, obviamente impugnadas desde Tiflis, que dejaron en el poder, en 2001, a Eduard Kokoiti. Gran parte de la población oseta recibió pasaportes que les acreditaban también como ciudadanos rusos.
De hecho, parte de la región estaba bajo el control de Georgia, mientras la mayoría del territorio estaba controlado por fuerzas osetas, que fueron además reforzadas por voluntarios rusos, tras el pronunciamiento de la Duma en apoyo al gobierno de Kokoiti, frente a las que preveían como inminentes agresiones georgianas.
En este trasfondo de tensión creciente, se celebraron en 2005 nuevas conversaciones, al amparo de la Asamblea Parlamentaria del Consejo Europeo en Estrasburgo, donde Saakashvili propuso (tal vez algo tarde) nuevas formas de integración a la región autónoma oseta dentro del Estado Georgiano y un plan de pacificación para tres años con participación de fuerzas policiales conjuntas y bajo supervisión internacional. Este plan no tuvo eco en la otra parte y en 2006 hubo una nueva escalada en escaramuzas y agresiones. Osetia del Sur abrió fuego contra un helicóptero donde viajaba el Ministro de Defensa georgiano, poco después denunció haber desarticulado comandos georgianos que planeaban acciones de boicot y convocó un nuevo referéndum por la independencia ese año. Por su parte, desde Tiflis se impulsaron elecciones en la parte del territorio controlada por Georgia, de donde salió un Presidente alternativo para la región, Dmitry Sanakoyev, que fue apoyado por Saakashvili en detrimento de Kokoiti.
Ninguno de ambos presidentes fue reconocido internacionalmente, como no había sido reconocido el referéndum independentista, en el que no había participado la población de etnia georgiana.
Nuevos incidentes y choques se fueron alternando in crescendo entre ambas facciones durante 2007, llevando la tensión a los ámbitos internacionales. Observadores de la OTAN invitados por Georgia denunciaron violaciones del espacio aéreo a cargo de aviones rusos. Nuevos incidentes y acusaciones mutuas se sucedieron en 2008, sin que observadores europeos invitados pudieran establecer quien era responsable de iniciar el fuego en cada caso.
Simultáneamente, Moscú reconoce violaciones del espacio aéreo georgiano y haber enviado efectivos a Osetia del Sur para ayudar en la defensa frente a un ataque georgiano. Por su parte, USA promete públicamente al gobierno de Tiflis pleno apoyo de la OTAN para resolver sus problemas en Abjasia y en Osetia del Sur, como parte del proceso de integración de su país en la Alianza Atlántica. Altercados diplomáticos y acusaciones mutuas se suceden mientras maniobras militares de Rusia y de la OTAN se celebran en las cercanías de la zona y el ejército georgiano recupera sus contingentes desplazados en Irak para reforzar la frontera con Osetia.
Durante los primeros días de Agosto, los intercambios de fuego entre las zonas controladas por ambos bandos se suceden. El gobierno de Tiflis decreta un cese del fuego unilateral, para proceder a las pocas horas a una ofensiva militar a gran escala, el día 7, coincidiendo con la inauguración de los JJOO de Pekín. Formalmente presentada como una acción de restablecimiento del orden constitucional, la campaña de destrucción masiva sobre la capital Tsjinvali y el territorio controlado por fuerzas osetas y rusas, presenta unas características propias de una operación de castigo y exterminio sobre la población civil, estimándose en hasta 2.000 muertos y 30.000 desplazados el primer coste humano de la confrontación. El día 8, Rusia responde con una acción, también a gran escala pero con un potencial netamente superior, haciendo retroceder en los días posteriores al ejército georgiano y continuando la ofensiva, más allá de las fronteras de la región autónoma, pasando a dominar y controlar territorios y ciudades de Georgia. Nuevas escaramuzas bélicas entre fuerzas rusas y georgianas tuvieron lugar también en el Mar Caspio y en la región autónoma de Abjasia.
Por iniciativa de la UE, un acuerdo de paz ha sido firmado entre Georgia y Rusia, por sus respectivos presidentes, Medvedev y Saakashvili, si bien no hay acuerdo en cuanto a los plazos de cumplimiento de detalles como la retirada de los respectivos ejércitos y otros matices en la aplicación del tratado. El intercambio de acusaciones entre USA y la Federación Rusa ha llevado al máximo nivel internacional la escalada de tensiones, similar a los tiempos de la Guerra Fría. La diferencia es que ahora solamente uno de los bandos está en posición aparente de cercar al otro y esto puede ser mucho más peligroso para todos.


Segundo numero de Magazine Arteactivo

0 comentarios

Por Música y el Agua

0 comentarios



Debiéramos expulsarlos a todos por ser cómplices de Goliat, por manifiesta complicidad con los grises, porque hoy las ventanas amanecieron más tristes y porque las notas do-re-mi-fa-sol-la-si- están proscritas, junto con los bemoles y sostenidos.



Debiéramos avanzar hacia la desobediencia civil... y expulsarlos por instauradores de la tristeza, conservadores de valores oscuros, por ladrones con título, por satisfechos, por usar el rosario para castrar ovarios, por sus respuestas fáciles y generosidad difícil...



Debiéramos expulsarlos a todos y de una buena vez, por mala conducta, por mentir escudados en estadísticas, porque gobiernan con las sotanas y viven con el jet-set; por definirse demócratas y sancionar un acto tan inocente como la mezcla del Agua y la Música.


La Mujer Lapicera.

Bases militares en Latinoamérica

0 comentarios

No vayamos a creer que la pretensión de EUA de instalar el escudo estelar en Chequia, es un asunto puntual y corresponde a una intención específica.


Pareciera ser que el imperio pretende avanzar también sobre el continente americano, mas puntualmente, sobre Latinoamérica. La instalación de la IV flota en Centroamérica dotada de elementos nucleares no nos hace pensar precisamente en que ésta es una acción de paz.



Hace unos días, el Presidente de Bolivia, Evo Morales ha declarado : "Algunos imperios tratan de humillarnos (...) y con el pretexto de lucha contra el terrorismo, con el pretexto de lucha contra el narcotráfico (...) quieren poner bases militares en países sudamericanos", aseveró, y llamó al pueblo del Perú a que resistieran y expulsaran a las bases militares norteamericanas.



El presidente boliviano se dirigió con dureza a Estados Unidos y afirmó que en Latinoamérica se vive una rebelión contra los imperios --se refería en concreto a EE.UU.--, y contra el modelo económico neoliberal, que definió como instrumento del capitalismo.



El mandatario dijo que Estados Unidos, so pretexto de apoyar con unos cuantos pesos a las comunidades, ha ejercido control político a través de su Agencia para el Desarrollo (Usaid).





Estas declaraciones han desatado la ira de Alan García, Presidente de Perú, quien aprovecha la impasse provocada para ganar posiciones al interior de su propio país. Sin embargo los Humanistas de Perú reaccionan agradeciendo y respaldan las declaraciones del Presidente Evo Morales que advierte sobre el grave riesgo que significa para la región latinoamericana y el Perú, que el gobierno peruano haya autorizado el ingreso de 1000 soldados estadounidenses en el marco de programa humanitario nuevos horizontes 2008.



Denuncian la dirección violentista del presidente Alan García, al respaldar y colaborar con la locura político-militar impulsada por EE.UU., que hace que el Perú invierta grandes presupuestos en armamentos y adiestramiento de militares, convertidos hoy en crudos represores del terrorista, que según la ideología del presidente García, es todo aquel disidente que protesta contra los abusos de las empresas mineras, leyes expropiadoras de tierras o que rechaza la desidia del Estado en torno al alza del costo de vida.



Es otra la mirada y acción del Presidente Evo Morales que con su clara orientación progresista, su dirección hacia la unidad, la paz, y fortalecimiento de la acción no-violenta de las organizaciones sociales, políticas y culturales de Bolivia, lleva a su pueblo hacia el progreso justo y solidario.



La voz del presidente Evo Morales, es la voz coherente que hace eco del pedido de las organizaciones sociales del Perú que vienen manifestando su rechazo a esta incursión militar, que incluye helicópteros de combate, armamento de última generación e intervenciones de los pobladores que viajan hacia el lugar donde están asentados estos militares, vulnerando su derecho al libre tránsito".

















También Tomás Hirsch, Vocero del Humanismo para Latinoamérica expresa su solidaridad con las declaraciones del Presidente Boliviano haciendo notar que frente a la amenaza generada, cobra más relevancia que nunca la revolucionaria decisión del presidente Evo Morales de incluir en la nueva Constitución el rechazo de la guerra como forma de solución de los conflictos. Es el momento de que esta decisión sea seguida por todos los países de la región...

Declaración en AGORA del Parlamento Europeo

0 comentarios




Giorgio Schultze y Jan Tamàs de EUROPE FOR PEACE
Declaración en AGORA del Parlamento Europeo
Sesión plenaria del 12 de Junio de 2008

La cuestión medioambiental y en particular el cambio climático representan para Europa un imperativo sin posibilidad de posponer su consideración. Los retrasos en la implantación de los acuerdos de Kyoto no se pueden aceptar. En Italia, por ejemplo, las emisiones que alteran el clima han aumentado más del 15 % y tendrán dificultades para reducir su diferencia en más del 21 % en comparación con 1990, antes del 2010, sin sufrir sanciones y contramedidas.

Los cambios medioambientales implican cambios profundos en lo concerniente a cómo usamos la energía: proponiendo usar energías renovables y aumentando la eficiencia energética, con la conciencia profunda de que la energía nuclear no resolverá el problema, ya que representa solamente un 10% de nuestras necesidades energéticas.

Los cambios medioambientales implican también cambios en las relaciones con el resto del mundo, comenzando con relaciones de paz (y no de agresión y de guerra) con las regiones vecinas del Norte de África y del Medio Oriente, a través de una cultura de respeto y solidaridad con los millones de personas afectados por la desertización, las inundaciones, la erosión del suelo, el hambre y la guerra.

¿Cómo vamos a reconciliar estos desafíos tan enormes con la locura de asignar cada vez más recursos europeos a una nueva carrera armamentística?
¿Cómo vamos a aceptar que, con el dinero de los ciudadanos europeos, se permita la instalación del escudo de defensa estadounidense en territorio europeo, con una base radar en la República Checa, una nueva base de interceptación de misiles en Polonia y la ampliación de las bases italianas?

Es inaceptable que se destinen 100 billones de dólares a rearme cuando solamente se destinan en todo el mundo 5,8 billones para luchar contra el hambre. Todo esto es claramente una discrepancia con el tratado de no proliferación de armas nucleares.

Vivo en Milán, Jan Tamàs vive en Praga y junto con centenares de personas en más de 20 países, estamos en huelga de hambre para detener esta carrera de armamento que no solamente está reavivando la guerra fría entre Estados Unidos, Europa, Rusia y China, sino que está impidiendo que recursos esenciales puedan utilizarse para dar respuesta material a las urgentes necesidades de la población mundial: alimentos, asistencia sanitaria, educación, calidad de vida, defensa del medio ambiente y de los recursos mundiales.

En pocas palabras: si Europa y el Parlamento Europeo, que es su expresión más directa, no respetan el Protocolo de Kyoto, no respetan el Tratado de no Proliferación de armas nucleares, no respetan la Declaración de Derechos Humanos, no son la referencia y el modelo al que muchas personas aspiran, se responsabilizan, ante el mundo y ante la historia, de no haber tomado la decisión urgente y necesaria para dar una dirección diferente al curso de la humanidad.

La petición internacional on-line en www.nonviolence.cz ha sobrepasado las 115.000 firmas.


Ha habido iniciativas de condena y protesta en Ámsterdam, Atenas, Barcelona, Berlín, Bolonia, Budapest, Ceské Budejovice, Copenhagen, Dusseldorf, Colonia, Florencia, Londres, Málaga, Madrid, Milán, Paris, Toulouse, Trieste, Turín, Viena y en USA, Australia, Chile y Argentina.

NO al Escudo Estelar En Europa

0 comentarios

Presentado como un sistema de defensa contra los posibles ataques de misiles iraníes, el proyecto de los Estados Unidos NMD – sistema misilístico nacional, conocido como escudo espacial, en realidad es un arma ofensiva y apunta a la militarización y al control del espacio. Como sostiene Noam Chomsky, la instalación por parte de los Estados Unidos de un sistema de defensa misilístico en Europa Oriental es prácticamente una declaración de guerra, un instrumento para el dominio global.

El proyecto está rodeado de misterio con acuerdos secretos entre los Estados Unidos y diferentes países europeos, dejando de lado la opinión pública y los mismos parlamentos. Europa no ha logrado dar una respuesta unitaria, coherente y no violenta a la política agresiva de los Estados Unidos y su inercia ha contribuido a empujar a Rusia, que se siente directamente amenazada por el proyecto norteamericano, en a tomar el camino del rearme recreando una atmósfera de “guerra fría”.

En un momento de crisis económica mundial en donde hasta el coste de los alimentos crece increíblemente y se privatiza peligrosamente la educación y la salud, es una locura gastar millones de euros para la guerra y la producción de nuevas armas. En un momento tan difícil de la historia mundial, Europa no debe apoyar ninguna política que empuje al planeta hacia la catástrofe: aquí está en juego la vida de millones de personas. Está en juego el mismo futuro de la humanidad. No podemos permitir a nuestros políticos apoyar la absurda intención de los Estados Unidos de transformar Europa en el teatro de una posible guerra nuclear.

Justo en estos días Europa está asistiendo con silencioso consenso a la ocupación militar que los Estados Unidos están haciendo en la República Checa. Expresamos nuestra solidaridad al humanista Jan Tamas que en la República Checa comienza una huelga de hambre para pedir que sea respetada la voluntad del 70% de la población y que, sobre el tema de la instalación de una base militar de los Estados Unidos en territorio checo, se decida democráticamente a través de un referéndum.

Pedimos por lo tanto a cada Gobierno de los países europeos y al Parlamento Europeo que tomen una posición clara y decidida, negándose a apoyar el proyecto del escudo espacial porque pone en peligro la paz y la coexistencia de nuestros pueblos.

No queremos nuevas bases militares de potencias extranjeras en el territorio europeo ni el agrandamiento de las ya existentes. Queremos la eliminación de todos los arsenales nucleares.

Giorgio Schultze




Firmas contra el escudo estelar en Chequia - solidariza

0 comentarios




No estoy de acuerdo con la instalación de bases militares de los EUA en territorio de la República Checa, como parte del proyecto DMN (Defensa de Misiles Nacional). La implementación de este proyecto está aumentando las tensiones internacionales, generando una nueva carrera armamentística y es el primer paso hacia la militarización y control del espacio.

Ya que más de dos tercios de la población Checa están en contra de este proyecto, considero que lo justo es que la población Checa tenga derecho a decidir sobre tan importante cuestión a través de un referéndum.

Firma Aqui

La Experiencia, El Proyecto

3 comentarios

Poder vivir la experiencia del Foro Humanista en La Paz, fue motivo de gran inspiración para las amigas y amigos del Consejo 107. Tanto la experiencia profunda en Tiwanako como todo lo que ocurrió durante el Foro, son vivencias que fortalecen el espíritu.





Se evaluaron y potenciaron las próximas acciones conjuntas en los temas de Salud, Educación, No Violencia Activa, Cultura, Crisis Ecológica, Arte para la Integración, Organizaciones Sociales y su dirección revolucionaria, Medios de Comunicación Alternativos, Mujeres, Nuevas Generaciones y Movimiento Estudiantil, Desarrollo Económico y Justicia Social, Energías Estratégicas, Fuerzas Armadas en la Integración, Partidos y Movimientos Políticos, Organizaciones de trabajadores, Derechos Humanos, Religiosidad y Espiritualidad, Ciudad Humana, Orientación Sexual.






Pudieron conocer a muchas personas que gustosas buscan el intercambio y la integración porque reconocen en ese proceso el gérmen de la fortaleza de un nuevo momento histórico.

La Integración Latinoamericana para la construcción de una Nación Humana Universal, es el sueño, es la esperanza y las acciones que se comienzan a concretar en proyectos compartidos, permitiendo el acercamiento de nuestros pueblos en la ayuda mutua, en el intercambio, fortalecen ese Destino común.



No había otra opción, había que volver.

Bolivia, un pan que huele a futuro

0 comentarios



De regreso desde La Paz, Bolivia, tras haber participado en el 2º Foro Humanista Latinoamericano, me acompañan imágenes muy poderosas de un país que se levanta, un país donde se respira dignidad.

Escuchar a los que le dan voz a la Asamblea Constituyente me llena de alegría. Oigo entre líneas, somos todos iguales y diferentes, una paradoja para el racionalismo y al mismo tiempo inexorablemente la frase en el trasfondo de la conciencia colectiva de los bolivianos que le piden a sus hermanas y hermanos que recuerden la regla de oro: "trata a los demás como quieres que te traten".

Los hermanos de la Asamblea Constituyente dicen que la modernidad no tiene nada que ofrecerles y tiene razón. Ésta ya les quitó todo, es necesario construir un nuevo futuro y dejarlo expresado en la nueva Carta Magna.

Claro, ¡como no!, son 36 etnias que por primera vez comienzan a ser consideradas en una Constitución para dar paso a un estado unitario social plurinacional y múltiple en creencias. Crece Bolivia, en la diversidad y en las diferencias pero al mismo tiempo en igualdad.

Miro las paredes de La Paz donde observo en letras grandes: "Bolivia cambia Evo cumple" como un aforismo colectivo esa frase fuerza me produce gran conmoción, sin duda ¡Evo cumple! Que gran ser humano es Evo, es un hermano que con humildad quiere lo mejor para su gente... ni derechista ni izquierdista, dice, sino humanista.

Explica con simpleza los números, las cifras de cómo han aumentado las reservas internacionales de Bolivia que contrasta con el críptico lenguaje de los tecnócratas que hablan de esta mismas cuestiones como si se tratara de una ciencia aeroespacial. Evo conectado con su gente, con su pueblo, mientras la crítica tecnocrática neo-liberal enarbola un bandolerismo semántico racionalista que busca impedir que avancen los cambios.

¿Qué ilumina a Evo?, ¿cuál será su modelo o imagen guía? ¿A quién le pedirá o elevará su oración en estos momentos de gran dificultad para las hermanas y los hermanos bolivianos? Seguramente su dios interno es alguno que tiene morada en el Tiwanaku, en esa fortaleza espiritual rodeada de paredes de rocas perfectamente reunidas, junto a un monte por donde circulan amautas y chamanes andinos. Conmovedoras ceremonias en Tiwanaku nos hacía reconocernos en las miradas y abrazos.

¿Y qué pido para Bolivia, para cada hermano boliviano? Pido paz y pido serenidad por los momentos que vive Bolivia. Pido a mi guía, al mayor de los poetas, que ayude a alumbrar el camino que el pueblo boliviano decidió recorrer con dignidad. Pido que la respuesta sea No-Violenta.

Qué gran ejemplo para el Mundo es Evo, cuando dice que desea que se consagre en la nueva constitución de Bolivia la renuncia a la guerra como medio de resolución de conflictos entre los pueblos. ¡Qué mejor deseo, qué mejor pedido del hermano Evo!.

Puedo decir que todo lo vivido ha sido una gran experiencia. A ratos siento que es como si la fuerza interna hubiera tomado forma allá afuera, donde habitualmente ponen mis ojos su mirada. Pero al mismo tiempo, reconozco que todo ello ocurre porque es parte de mi-mundo, donde no sólo está mi medio inmediato, mis seres queridos, también están ellos, las hermanas y hermanos bolivianos que una y otra vez abren el diálogo con la convicción de que su destino es el cambio.

Fragmento de testimonio de Bruno Jerardino.

Foro Humanista en La Paz

0 comentarios



Miles de personas y organizaciones de diversas corrientes de pensamiento y acción, nos reunimos en La Paz, Bolivia , los dias 23, 24, y 25 de Noviembre con el objetivo de avanzar en la unión de los pueblos de Latinoamérica, para construir una Región sin guerras y sin violencia de ningún tipo, ni física, ni económica, ni moral, ni étnica, ni religiosa.

Amigos de todos los continentes han venido a sesionar a Bolivia para dar su apoyo categórico al proceso Boliviano, a Evo Morales y a la gente de ese país hermano que busca iluminar su camino de liberación, y que, en ese intento válido y necesario para ellos, van encendiendo la esperanza de los pobres de este lado del mundo.


Una de las conclusiones mas importantes a la que llegaron aparte de ratificar el apoyo como Foro Humanista Mundial a la obra del Gobierno del Presidente Evo Morales, es a la necesidad de romper el cerco Des - informativo de las cadenas internacionales las que, movidas por los intereses del gran capital financiero internacional, buscan aislar el proceso Boliviano mostrando desorden, falta de conducción, violencia y abuso.

Hablo de miles de testimonios de humanistas que vieron y vivieron lo que es la tergiversación mas escandalosa, la manipulación de la información, la acusación artera, la provocación irresponsable, concluyendo que esta gente no va a escatimar esfuerzos en desencadenar una tragedia social con tal de mantener sus privilegios.